Boulevard

Como límite del primitivo núcleo urbano de San Sebastián se encuentra el Boulevard.  Lugar de encuentro de los donostiarras, siempre alegre y bullicioso, en sus heladerías y terrazas podremos refrescarnos en las calurosas tardes de verano. El Boulevard se configura como un eje diferenciador entre dos partes de la ciudad: la Parte Vieja y el Ensanche Cortázar.

Se trata de un espacio urbano de considerable amplitud que, teniendo como origen el puente del Kursaal, tiene como fin el edificio del Ayuntamiento.

Este paseo de traza irregular y longitudinal presenta un pequeño ensanchamiento que se corresponde con la Plaza Vieja existente antes del derribo de las murallas. Existe en la alameda también un kiosco de música de corte modernista adjudicado al ingeniero Eiffel y como colofón y remate del teatro Victoria Eugenia. ya junto al puente del Kursaal, un pequeño jardín con estanque de gran belleza.