Esculturas: 49 Fuente

 

49-fuente

Obra de Francisco López Hernández de 1992 en el Parque de Zubimusu.

 

Los niños que juegan en el Parque de Zubimusu (diseñado por el arquitecto donostiarra Joaquín Montero, autor de  proyectos tan emblemáticos como el Museo de la Ciencia de Miramón y estrecho colaborador de Eduardo Chillida en el acondicionamiento de Chillida-Leku) abandonan al anochecer este espacio urbano que en algunos rincones sorprende por su delicadeza. No es ese el caso de los dos niños de bronce creados por Francisco López que, encaramados en un muro de hormigón, permanecen siempre atentos al incesante fluir del agua que alimenta el estanque del parque. Estanque que, por cierto, alberga otra escultura: un dantzari que en teoría debe bailar el aurresku cada hora.

Realistas

Francisco López Hernández es, junto con su hermano y también escultor Julio y el pintor Antonio López (no hay nexos familiares entre ellos, pero sí décadas de estrecha amistad y colaboración), una de las figuras más destacadas de la escuela realista contemporánea española.