Esculturas: 31 Herri Txistu Otza

31 Herri Txistu Otza

Obra de Remigio Mendiburu de 1975 en la Avenida de La Libertad, 1.

 

Aunque en la mayoría de las ocasiones la escultura sale a la calle de la mano de las instituciones, en este caso fue el promotor de este edificio situado al comienzo de la principal arteria de la ciudad quien encargó al escultor hondarribiarra Remigio Mendiburu (1931-1990) la obra que trepa a lo largo de su fachada, acentuando su carácter innovador en un entorno fundamentalmente clásico, y sorprendiendo a los donostiarras de la época.

Más de una docena de tubos huecos de acero inoxidable tratado al fuego con soplete, de entre doce y quince metros, se entrelazan sinuosos como si fueran troncos retorcidos o raíces gigantescas. El acero, en manos de Mendiburu, se aproximó como en pocas ocasiones a la naturaleza y a la esencia de la madera, el material sobre el que con más frecuencia trabajó.