Esculturas: 39 Busto al Duque de Mandas

39 Busto del Duque de Mandas

Obra de José Joaquín Barriola de 1926 en el Parque de Cristina Enea.

 

El parque de Cristina Enea es un auténtico oasis verde en el centro de la ciudad. Esta finca de 100.000 metros cuadrados fue adquirida y cuidadosamente acondicionada como residencia por Fermín de Lasala y Collado (1832-1917), político y diplomático liberal donostiarra de dilatada carrera –fue diputado, senador, Ministro de Fomento, embajador de España en París y Londres…– que destacó fundamentalmente por su impulso a las obras públicas. Duque de Mandas a raíz de su matrimonio con doña Cristina Brunetti, duquesa de Mandas y de Villanueva y condesa de Belálcazar, a su muerte legó a la ciudad la finca y cuanto ésta contenía. Y la ciudad recuerda al Duque con un busto, obra de José Joaquín Barriola (1895-1984), que puede verse en el mismo parque.

El legado

La magnífica herencia que el Duque de Mandas legó a la ciudad incluye estrictas condiciones, como la que consagra el uso público del parque y prohíbe su modificación y el cambio de su nombre, homenaje a la duquesa.