Esculturas: 25 Bustos de la fachada principal del Palacio Foral

Obra de Marcial Aguirre de 1885 en la Plaza de Gipuzkoa.

 

La Plaza de Gipuzkoa, en la que se ubica el Palacio Foral, sede de la Diputación Foral de Gipuzkoa, es un elemento central del primer ensanche que permitió a la ciudad comenzar a crecer armónicamente a finales del siglo XIX. En esta plaza porticada, cuyo estilo recuerda al de las plazas mayores, destaca el palacio de corte clásico, obra del arquitecto Goikoa e inaugurado en el año 1885, en cuya fachada principal, a la altura del primer piso, se incrustan creando un friso los bustos de cinco guipuzcoanos ilustres que realizó el escultor bergarés Marcial Aguirre. En la parte superior, remata el conjunto un gran escudo de Gipuzkoa.

Guipuzcoanos ilustres

Las efigies están dedicadas a cinco de los guipuzcoanos más universales de la historia. En el siglo XVI, el guetariarra Juan Sebastián Elcano logró dar la primera vuelta al mundo y, en el mismo siglo, Miguel de Legazpi, hijo de Zumarraga, puso las islas Filipinas en manos del Rey de España y fundó Manila. Andrés de Urdaneta, nacido en 1508 en Ordizia, fue soldado y marino antes que fraile, y su pericia marina le fue de gran ayuda para evangelizar Filipinas. El marino pasaitarra Blas de Lezo, que empezó como guardiamarina y acabó siendo general de la Armada, fue una de las figuras militares más destacadas del siglo XVII, al igual que el donostiarra Antonio de Oquendo. Ambos otorgaron sonados triunfos bélicos a la Marina Real española.